10 de Abril, 2009


La esclavitud de la pereza

Publicado el 10 de Abril, 2009, 15:34. en Salud.
Referencias (0)

La  mayoría de las personas en la actualidad padecen de pereza, un mal que esta llevando al fracasó al ser humano, según estudios realizados.

Todos habremos visto a un albañil subido a un andamio cantando alegremente mientras ponía ladrillos y, junto a él, a otro amargado y con mala cara, realizando ambos la misma tarea.
       
O un conductor de autobús que hace su trabajo con satisfacción y procurando agradar a los viajeros, y, en su misma ocupación y condiciones, a otro que trabajando de mala gana y despotricando de todo.

Y lo mismo al acercarse a una ventanilla, a la barra de un bar, al mostrador de una tienda, o al ir a la peluquería.

Y lo mismo en las aulas. Y lo mismo en la familia. Hay padres y madres que se recrean en las tareas del hogar y en la educación de sus hijos, y padres y madres que parece que sólo saben quejarse del trabajo y los quebraderos de cabeza que les dan sus hijos, que dicen que no pueden más, que les agota, que se les hace pesado, que no hay quien lo aguante.
 
El problema de fondo es que muchas veces, la raíz de su tristeza y su desgana está en la pereza. En que son personas que se pasan la vida en una lucha –agotadora lucha, por otra parte– para rehuir el esfuerzo, para encontrar el modo de hacer menos y que sea otro quien haga las cosas.

El trabajo, las tareas del hogar, la educación de los hijos... cualquier persona emplea la mayor parte del día en esas tareas, ¿por qué entonces hacerlas de mala gana?: eso equivaldría a pasarse amargado la mayor parte de la vida.

Es verdad que a veces hay problemas, y problemas serios, y se hace todo muy pesado, y no apetece hacer nada. Pero también es cierto que, con un nivel de motivos de tristeza bastante parecido, hay gente habitualmente contenta y gente habitualmente descontenta. Quizá la diferencia esté en la filosofía con que cada uno se toma la vida. Se trata de:
 
Soluciones a lo que se sufre por no sufrir en vez de trabajar con desgana, procurar poner ganas, y ya acabarán apareciendo satisfacciones en ese trabajo;

En vez de ver y de hacer ver el trabajo como una carga pesada, descubrir en él entre otras cosas una forma de realizarse, un motivo de satisfacción y una oportunidad de servir a los demás ,Einstein decía que sólo una vida vivida por los demás merece la pena ser vivida.

En vez de estar pensando en la hora de acabar, procurar esmerarse en lo que se está haciendo en cada momento; en vez de quejarse continuamente y crear un clima negativo, procurar poner ilusión y crear alrededor un clima positivo.

Muchos padres dicen que sus hijos son muy perezosos. Perezosos, dicen, para levantarse, para estudiar, para llevar a cabo cualquier actividad que no implique diversión, y a veces incluso hasta para eso. Que todo les cansa, todo les aburre, que no saben pasarlo bien más que un rato. Que una simple contrariedad les conduce al abatimiento. Que les resulta difícil hacer frente al ocio, incluso mantener una afición o un hobby. Que no logran hacer lo que se proponen y eso les hace sentirse frustrados y estar tristes.

La pereza y, en general, la falta de una adecuada educación de la voluntad, constituyen una de las más dolorosas formas de pobreza: porque impiden a quienes la padecen disfrutar de la vida y recrear su espíritu al nivel que a nuestra naturaleza humana corresponde.
 


Millones de habitantes sin agua, en México

Publicado el 10 de Abril, 2009, 15:17. en Internacional.
Referencias (0)

Más de cinco millones de habitantes en la capital mexicana se encuentran actualmente sin suministro de agua potable.

Las autoridades del Distrito Federal han impuesto un corte de agua de 36 horas debido a los alarmantes bajos niveles en las reservas de la ciudad y a la reparación del Sistema de Aguas Cutzamala.

Esta es la tercera ocasión en lo que va del año que el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACM) recurre a medidas extremas de racionalización de agua, pero hay gente que denuncia no contar con el servicio desde el último corte que tuvo lugar en marzo.

"La situación es insostenible. Tenemos más de un mes sin agua. Dijeron que iba a ser por dos días y regresaría de forma normal. No fue así", aseguró Georgina Garrido, habitante de una de las zonas afectadas.

El gobierno local dispuso el Programa Emergente de Abasto de Agua con camiones cisterna y la repartición de botellas de agua purificada en los barrios sin suministro.

La situación del suministro de agua en la Ciudad de México es alarmante. Poco más del 20% que se consume en la ciudad -que una vez estuvo sobre lagos- proviene del Sistema de Aguas Cutzamala que hoy se encuentra sólo al 47% de su capacidad.

Pero ese no es el único problema. Más del 50% del agua que abastece a la capital mexicana se pierde por fugas en las tuberías antes de llegar a su destino final.

El corte actual, también ayudará a reparar estas fugas.

El racionamiento se hizo de manera premeditada durante la celebración de Semana Santa, cuando gran parte de los residentes abandonan la ciudad.


Sindicación

Enlaces

 

Haga Click en los enlaces para leer la nota completa: